info@xipeyasociados.org | (+55) 6840-9107 | Camino Real S/n ejido Rincon de Sanchez Municipio de Tuxpan Michoacan.

En este curso los participantes conocerán como montar una granja de cría de codorniz para la obtención de huevo y carne siendo sustentable y un negocio rentable.

La coturnicultura es una rama de la avicultura cuya finalidad es  la de criar, mejorar y fomentar la producción de codornices para aprovechar sus productos: huevos, carne, codornaza, entre otros. Este tipo de explotación ha tenido en los últimos años  un gran auge, mostrando unas perspectivas amplias de comercialización e industrialización, en particular de variedades como japónica, coreana, faraona y lassoto, entre otras, de gran interés zootécnico por sus características de precocidad y alta postura.

Otro factor importante para el desarrollo adecuado de la coturnicultura es el confort del ave. Para lograrlo se debe tener en  cuenta la ubicación y el diseño del galpón, con el fin de manejar de la forma más adecuada el hábitat del ave, variables a las que es muy sensible la coturnicultura.

El hombre siempre ha empleado plantas y animales de origen silvestre desde  tiempos prehispánicos, los cuales han sido parte integral de la cultura, y las codornices son un claro ejemplo de ello. La codorniz (zollin, en náhuatl), era una importante ave ritual. Los mexicas realizaban varios ritos que involucraban a las codornices;  todos los días, al amanecer, se descabezaba una en un templo y se ofrecía su sangre al sol para pedirle un buen día. De acuerdo con Sierra (2006), las codornices son protagonistas en los mitos relacionados con el sol: aparecen antes que éste y anuncian su salida. Estas aves simbolizan un vínculo entre lo cósmico y lo terrenal, y su sangre –junto con la sangre de los corazones de los hombres- evita el caos.