info@xipeyasociados.org | (+55) 6840-9107 | Camino Real S/n ejido Rincon de Sanchez Municipio de Tuxpan Michoacan.

La fresa (fragaria spp) es una fruta de distribución mundial, muy apreciada para consumo fresco y la elaboración de postres, debido a sus cualidades de color, aroma y acidez, además es una fruta rica en vitaminas A y C.

El manejo agronómico del cultivo comprende las etapas de vivero, instalación del cultivo, mantenimiento y cosecha. Para un buen desarrollo de la fresa es necesario conocer y manejar la tecnología desde la siembra de las plantas madres hasta la cosecha, con el fin de obtener buenos rendimientos e ingresos económicos, que hagan atractiva la actividad para el productor.

Para el área de influencia de la Agencia de Servicios Agropecuarios de Poàs, se estima entre 70-80 hectáreas sembradas de fresa, utilizando en un 95% la variedad conocida como “oso grande”, obteniéndose rendimientos que oscilan de 25-30 toneladas por hectárea.

Además es importante indicar que el 90% de la producción se encuentra bajo el concepto de “ambiente protegido”, que en la mayoría de los casos es diseñado y construido por los propios productores. El resto de la producción se ubica mediante el sistema de “microtùnel”.

Sobre el cultivo de la fresa se tienen las primeras pruebas documentadas desde el año 1300. Antes de esa fecha las fresas sólo fueron frutas silvestres que se recolectaban por temporada anual. Desde esa época la fresa ha venido presentando cambios en su forma, olor, color sabor y tamaño, por las modificaciones genéticas y su adaptabilidad a un buen número de climas y terrenos donde ha sido sembrada.

Su atractiva apariencia además de su olor y características organolépticas, la han colocado como una opción para un negocio próspero y rentable. La producción comercial de fresa va desde principios de 1900 en adelante, sobre todo por la diversidad de aplicaciones que se le pueden dar, pues va desde el consumo en fresco, hasta la deshidratación o cristalización, pasando por la industrialización para dulces y mermeladas.

El valor de esta fruta depende mucho de tamaño firmeza color y sabor, características que se obtienen, tanto de la genética de la planta como de las condiciones en que se cultive.